La población de Alemania crece mediante la inmigración

Se ha divulgado que en Alemania se puede vivir y trabajar bien, por lo que Alemania es más atractiva que nunca como país de inmigración. Desde 1950 ha habido muy pocos años con más emigrantes que inmigrantes. En el gráfico se pueden apreciar con facilidad los sucesos históricos más relevantes: la reunificación alemana, en 1990, sentó las bases para índices de inmigración elevados. El punto más alto se alcanzó en 1992 con 1 502 198 personas. El saldo positivo durante los años posteriores se atribuye a una posición coyuntural y a una estabilidad continua en el mercado laboral. Únicamente la recesión mundial en los años 2008 y 2009 pudo frenar ligeramente este desarrollo. En estos dos años, el saldo fue negativo por primera vez desde 1984. Actualmente se observa que la disparidad entre inmigrantes y emigrantes se hace cada vez más palpable. El elevado saldo positivo de la migración neta actual de aproximadamente 1,15 millones de personas extranjeras en 2015 se atribuye sin duda a la elevada migración de refugiados. Además, cada vez más personas llegan a Alemania para progresar laboralmente.