Seguramente ya sabe algo de alemán

En alemán hay palabras para cosas que en otros idiomas no existen. Por eso al estudiar alemán podría encontrarse con muchos términos que quizás ya conozca del inglés, del francés o del ruso porque se adoptaron en esos países. Ersatz (recambio), Kindergarten (guardería), Leitmotiv o Zeitgeist (espíritu de una época) son de esos típicos neologismos alemanes que existen también en la lengua inglesa, por ejemplo. Últimamente, también se utiliza en Suecia la palabra alemana Fingerspitzengefühl cuando se describe el trato sensible y prudente hacia personas y cosas. Los rusos dicen Zeitnot cuando no tienen tiempo suficiente y en Japón a los trabajos de estudiantes se les llama arubaito (pronunciación japonesa de Arbeit).

En algunos idiomas las palabras alemanas han adoptado nuevos significados. De esta manera, en Francia se utiliza la palabra vasistas para “tragaluz”. “Was ist das?”, debieron preguntar los soldados de Napoleón en alemán chapurreado al ver por primera vez claraboyas.

Sin embargo, en alemán también hay influencias de otros idiomas. Según indica el Duden, el diccionario de alemán más conocido, el 21 % de los sustantivos son extranjerismos. Estos enriquecen la lengua alemana y se utilizan con tanta naturalidad que ya no se reconocen como extranjerismos.

Apenas un cuatro por ciento de las palabras alemanas proceden del inglés, como Fairness, Wellness o Trainer. También hay muchas palabras del francés que han cruzado la frontera, sobre todo en el ámbito de la moda, la política, el derecho y la gastronomía. Un fiscal presenta un Plädoyer (del fr. plaidoirie, “alegato”) cuando él expone sus argumentos ante un juez en los tribunales. El jefe de gobierno constituye su Kabinett (del fr. cabinet, “gabinete”); es decir, su consejo de ministros. Igualmente, tenemos que agradecerles a nuestros vecinos términos cotidianos como Balkon (del fr. balcon, “balcón”), Adresse (del fr. adresse, “dirección”) o Annonce (del fr. annonce, “anuncio”).

Menos conocidas son los préstamos de las lenguas eslavas. Por ejemplo, la palabra Gurke (pepino) viene de ogórek, pero también algunos nombres de animales como en Nerz (visón, del ucraniano noryca), se han incorporado completamente al vocabulario alemán.

Información disponible en el portal

Así podrá sentirse con rapidez como en casa, también culturalmente

Lea sobre cómo puede conseguir dominar el idioma con rapidez

Descubra más cifras y datos interesantes sobre Alemania