Modales en el día a día laboral

En el nuevo trabajo es probable que mantenga conversaciones con muchos colegas y clientes alemanes. Con los siguientes consejos conseguirá establecer una comunicación tanto verbal como no verbal con éxito en su nuevo ambiente y podrá evitar los malentendidos que pudieran surgir al respecto.

Comunicación

En Alemania, la comunicación suele ser más bien directa y las emociones no suelen jugar ningún papel en las conversaciones. Por tanto, no se sienta ofendido si sus colegas expresan rápidamente y sin mucha charla previa sus opiniones o sus deseos. Por lo general no se trata de ningún tipo de ataque personal, sino de una forma muy habitual de comunicación laboral. En las empresas alemanas, las relaciones personales no son realmente necesarias para establecer una buena colaboración.

Dado que probablemente sus colegas alemanes se comunicarán con usted de forma directa, evalúe usted mismo cuándo expresarse también con claridad. Si sus conocimientos de alemán no son demasiado buenos, procure expresar su opinión con claridad o formular críticas constructivas. Los rodeos y halagos se pueden entender como una actitud un tanto falsa.

A la hora de mantener conversaciones telefónicas también es necesario seguir una serie de reglas de comportamiento: Recuerde identificarse siempre con su apellido cuando conteste al teléfono. También deberá cuidar sus fórmulas de cortesía cuando llame a alguien a quien no conozca. Incluso aunque en otros países sea algo muy poco común, en Alemania, por lo general, a los interlocutores se los trata de usted. Esto se aplica igualmente a las conversaciones telefónicas.

La cultura del trabajo y las reuniones en la oficina

En Alemania, cada vez son más los empleadores que ofrecen un horario de trabajo flexible. Si su horario es fijo, es muy importante que cuide siempre la puntualidad. Si se va retrasar, llame brevemente a su colega y discúlpese.

La puntualidad es igualmente importante en las reuniones o las sesiones de trabajo. La cultura alemana de las reuniones laborales cuenta con horarios fijos tanto de inicio como de final. Además, también existe la tendencia a mantener y cumplir un orden del día en ellas. Por tanto, no se sorprenda si no hay ninguna reunión con “final abierto”.

En las sesiones de trabajo, con toda seguridad los colegas alemanes le saludarán amable y afectuosamente. No espere risas y bromas desde la primera reunión común; concédase a usted mismo y a su colegas algo de tiempo. Conforme se vayan conociendo, mantendrán una relación más relajada.

Concertar reuniones

Prepárese para concertar citas para la mayor parte de las reuniones. En Alemania es muy poco frecuente acercarse a otros colegas sin previo aviso en la oficina para tratar temas de importancia. Si le surgen cuestiones inesperadas y urgentes sobre las que se deba tomar una decisión con rapidez, pregunte a sus colegas (preferiblemente por teléfono o por correo electrónico) si están disponibles para mantener una conversación.

Los modales en el puesto de trabajo

En el mundo laboral se concede gran valor al tratamiento correcto y al título de una persona. Si debe interaccionar con una persona que no ha visto nunca antes, con alguien mayor que usted o con su superior, deberá dirigirse a ellos con el tratamiento correcto.

En la vida laboral, el “usted” siempre tiene prioridad sobre las demás formas. Si su interlocutor posee un título, por ejemplo, de doctor, deberá dirigirse a él mencionando dicho título y su apellido. Por ejemplo: “Señor Doctor Müller” o “Señora Doctora Müller”. El uso de los nombres de pila y el tuteo se reserva básicamente para los amigos y la familia. Sin embargo, si un colega le ofrece tutearlo o le da permiso para no utilizar el título de doctor durante la conversación, podrá aceptar su oferta. De esta forma, está tratando de ser especialmente amable. Desde ese momento podrán tratarse entre ustedes por los nombres de pila. El trato con los colegas se volverá más personal y la colaboración laboral gozará de un mayor nivel de confianza. En muchas empresas de carácter internacional, el uso de los nombres de pila y el tuteo están muy extendidos entre los colegas. Observe al principio de qué forma se presenta la gente y siga su ejemplo.

Recuerde: Al contrario de lo que sucede en muchos otros países, en Alemania el tuteo en el trabajo no tiene por qué significar que se vaya a desarrollar una relación más amistosa. Aunque pueda tutear a sus colegas, esto no implica que vaya a pasar tiempo libre con ellos. Muchos alemanes separan estrictamente su vida privada de su vida laboral.

Ana, de Siberia
Cuando empecé en mi nuevo trabajo en Stuttgart, lo primero que hice fue presentarme a todos los compañeros y también estrecharles la mano. Así supuse que en Alemania se da la mano para saludar por norma general. Para adaptarme, todas las mañanas saludaba a todos los empleados de la oficina con un apretón de manos. Después de una semana, un compañero quiso hablar conmigo en privado. Me explicó que a partir del primer día bastaba con un «hola» al llegar a la oficina. El apretón de manos solo es adecuado en el primer encuentro. Yo no lo sabía. Sin embargo, me alegra que mi compañero de trabajo me lo explicara.

Charla y trato en un ambiente desenvuelto

Ya sea en el trabajo o en el tiempo libre, cualquier contacto comienza con una charla superficial. En Alemania, las relaciones personales en el trabajo necesitan mucho tiempo para llegar a desarrollarse. Por ello, de entrada puede parecer que no siempre resulta fácil encontrar el tema de conversación adecuado. Con el tiempo desarrollará un sentido especial para mantener este tipo de charlas. Dado que muchos alemanes no son precisamente dados a la charla, enriquezca el ambiente de trabajo general y, al mismo tiempo, la relación con sus colegas.

Si ninguna otra persona le presenta, tome usted mismo la iniciativa y diríjase a sus interlocutores dispuesto a iniciar una conversación. La forma general de saludar a las personas consiste en decir “Hola” (“Hallo”) o “Buenos días” (“Guten Tag”). Sin embargo, si se encuentra en Baviera, es muy común que, en lugar de “Hola” se salude con “Grüß Gott”. En el norte de Alemania se puede dirigir también a sus interlocutores con el saludo local “Moin Moin”. ¡De esta forma seguro que consigue romper el hielo!

El comportamiento en una conversación

En las charlas superficiales con alemanes no se trata de mostrarse especialmente gracioso o formado, sino más bien de hablar con otras personas con amabilidad y establecer contacto a través de la conversación. Este tipo de charla contribuye a crear un ambiente relajado, especialmente en los encuentros de tipo laboral. Por tanto, no es muy aconsejable que se lance a contar chistes sin cesar. Tómese unos minutos y escuche con atención. A continuación, únase a la conversación, remítase a las intervenciones de su interlocutor y, si es posible, hágale preguntas. Este se lo agradecerá y de esta forma conseguirá establecer un primer contacto.

Temas de conversación

En este tipo de charlas, los alemanes hablan gustosos de los así llamados “temas para todos”, que reciben este nombre porque cualquiera se puede pasar horas hablando de ellos. Entre dichos temas se encuentran, por ejemplo, el tiempo, los viajes, el deporte (especialmente la liga alemana de fútbol o Bundesliga) u otras aficiones. Debe tratar de evitar temas que puedan resultar controvertidos. Entre ellos se encuentran la política, la religión o preguntas sobre el salario o los ingresos de su interlocutor. Dichos temas se limitan más bien a conversaciones con amigos más cercanos. Durante una charla ligera debe prestar atención a las distancias corporales y procurar mantener un tono adecuado con su interlocutor. Conductas como abrazar a otra persona o dar besos en la mejilla están reservadas para amigos y familiares y, por ello, generalmente no se aplican en las situaciones de trabajo.

¿Y en las fiestas de trabajo?

En la cultura empresarial alemana se contemplan las pequeñas fiestas y excursiones como parte de ella. Entre estos eventos se encuentra, por ejemplo, la fiesta anual de Navidad con los compañeros de la oficina. La forma en que dicha fiesta se organice depende de cada empresa. Por lo general se aplica que en excursiones y fiestas de trabajo, la faceta social y la interacción prima sobre los demás. En estas ocasiones, los temas laborales rara vez juegan ningún papel. En algunas circunstancias, la no participación en este tipo de excursiones y eventos se puede interpretar como una falta de interés en el equipo o en la empresa. La forma adecuada de vestirse para uno de estos eventos depende del tipo de este.

Además de las fiestas anuales, a principios de año se celebra en cada región una fiesta de carnaval en la empresa. Especialmente en los baluartes del Carnaval del Rin y el Meno, resulta muy habitual celebrar una pequeña fiesta incluso en horario laboral. Mientras que en Colonia podría ser normal que los compañeros de trabajo acudiesen disfrazados a la oficina durante los días de Carnaval, en otras regiones como Baviera este comportamiento estaría completamente fuera de lugar.

 

 

Información disponible en el portal

Realice aquí su búsqueda de puestos vacantes

Cree una empresa en Alemania

Consejos que le ayudarán a adaptarse