Seguros sociales: ayuda en un gran número de situaciones de la vida

Alemania dispone de un Sistema de seguridad social muy bien desarrollado. Como trabajador sujeto a las cotizaciones obligatorias y a las prestaciones de la seguridad social queda usted asegurado contra los riesgos de mayor entidad, así por ejemplo, casos de enfermedad, accidentes laborales, desempleo o previsión para la vejez. Aquí le explicamos qué seguros obligatorios existen y cuáles son los derechos adquiridos que le asisten en caso de que desee retornar a su país de origen.

Las prestaciones de los seguros sociales

En caso de que trabaje en Alemania, sujeto a las cotizaciones obligatorias y a las prestaciones de la seguridad social, será por lo general miembro asegurado de estos cinco seguros obligatorios.

  • El seguro de enfermedad obligatorio asume los costes de las consultas médicas, así como un gran número de medicamentos y terapias.
  • El seguro de dependencia obligatorio ofrece un aseguramiento básico para el caso de que, a causa de una enfermedad, requiera usted una asistencia prolongada. Esto competeespecialmente a personas de edad avanzada.
  • El seguro de pensiones obligatorio paga la pensión de las trabajadoras y los trabajadores una vez que se han jubilado. La cuantía de la pensión se determina básicamente en función de los ingresos y del número de años que se haya trabajado en Alemania.
  • El seguro de accidentes obligatorio cubre los costes de la asistencia sanitaria y de la reinserción laboral tras haber sufrido un accidente laboral o una enfermedad profesional.
  • El seguro de desempleo obligatorio proporciona unos ingresos durante un plazo de tiempo determinado a las personas desempleadas, siempre que en principio hayan estado aseguradas durante los últimos dos años y estén buscando un nuevo empleo. Además, la Agencia Federal de Empleo asiste a los desempleados en busca de nuevo empleo mediante ofertas de asesoramiento y mediación.

El coste de los seguros sociales

Para ser miembro asociado del sistema de seguros sociales, deberá cotizar un porcentaje determinado de sus ingresos laborales. Su empleador pagará asimismo una cantidad fija. Así por ejemplo actualmente, la cotización para el alta como miembro asociado al seguro de enfermedad obligatorio, es del 14,6 por ciento de sus ingresos laborales. Esta cotización queda dividida de forma que a usted le corresponda pagar el 7,3 por ciento y a su empleador el 7,3 por ciento.

No hace falta que se preocupe de la transferencia de esta cantidad de dinero. Su empleador se encargará de transferir las cotizaciones para los cinco seguros sociales obligatorias a las entidades aseguradoras.

Un caso especial: el seguro de enfermedad

Como trabajador y efectos de los seguros de pensiones, dependencia, accidente y de desempleo será usted miembro asociado forma de forma automática ya que no existen sistemas alternativos para el aseguramiento. Un caso especial es el del seguro de enfermedad, puesto que como asegurado obligatorio podrá elegir de entre toda una serie de aseguradoras, aquella caja médica cuyas prestaciones le parezcan más adecuadas. La cuota básica es igual para todas las cajas médicas, aunque algunas exigen una cuota suplementaria, la cual deberá ser pagada por el empleado. La cuota suplementaria es de aproximadamente 1,1 por ciento en 2017.  Una vez que se haya decidido por una caja médica, informe de ello a su empleador. Será él quien se encargue de darle de alta en esa caja.

El seguro de enfermedad también es un caso especial por otro motivo. A partir de un determinado nivel de ingresos anuales no está obligado a ser miembro de una de estas cajas médicas legalmente previstas. Seguirá estando obligado a asegurarse, pero si lo prefiere podrá darse de alta en una caja médica privada. En el año 2017 esta opción exigía unos ingresos anuales de 57.600 euros brutos. Sin embargo, dado que el retorno desde una caja médica privada a una caja médica obligatoria no es sencillo, resulta recomendable reflexionar bien la decisión antes de dar este paso.

La tarjeta de seguridad social

Como trabajadora o trabajador recibirá una tarjeta de seguridad social con un número de seguridad social, que deberá comunicar a su empleador. Mantenga su tarjeta de seguridad social a buen recaudo, ya que frecuentemente necesitará consultar o facilitar el número con frecuencia. En caso de pérdida de su tarjeta de seguridad social, podrá solicitar su reposición ante la entidad del seguro alemán de pensiones.

Traslado de los derechos de pensión adquiridos a su país de origen

¿Ha trabajado usted durante un tiempo determinado en Alemania y ha decidido regresar a su país de origen? En este caso existen fundamentalmente dos posibilidades de llevarse consigo sus derechos de pensión adquiridos.

En caso de que su país de origen pertenezca a la UE o al Espacio Económico Europeo (EEE) o Suiza, no perderá los derechos adquiridos en Alemania en virtud de los seguros sociales contraídos, por ejemplo del seguro de pensiones obligatorio. A partir del momento en que alcance la edad de jubilación podrá percibir una pensión procedente de cada uno de los países de la EU o del EEE en el que haya trabajado, de acuerdo con las condiciones correspondientes. Así por ejemplo, si ha trabajado en dos países diferentes, en principio también percibirá el pago de una pensión desde dos países diferentes.

Lo mismo aplicará cuando viva en alguno de los siguientes países, con los que Alemania haya firmado un acuerdo de seguridad social. Como es el caso de Australia, Bosnia-Herzegovina, Chile, Israel, Japón, Canadá, Corea (Sur), Marruecos, Macedonia, Montenegro, Serbia, Turquía, Túnez y EEUU. Si se trata de alguno de los países mencionados, podrá usted presentar una solicitud para la percepción de una pensión ante el organismo responsable del seguro de pensiones de su país, exponiendo los periodos de aseguramiento transcurridos en Alemania. Este organismo trasladará su solicitud a su homólogo alemán.

Pero incluso en caso de que se trate de otro Estado (un tercer Estado), sus derechos adquiridos en virtud del pago de contribuciones, no se perderán. Una vez cumplidos el tiempo de espera y las restantes condiciones, podrá corresponderle el derecho a la percepción de una pensión. En este caso deberá presentar su solicitud ante la embajada o un consulado alemán, ya que se trata del lugar en el que se podrán compulsar directamente los documentos que usted aporte. Desde allí se tramitará su solicitud a Alemania. Sin embargo, habrá que tener en cuenta que para una pensión alemana siempre serán de aplicación las disposiciones alemanas relativas a la edad preceptiva para la percepción de la pensión, no las del país de origen. Consulte más detalles ante la entidad del seguro de pensiones alemán.

Por otro lado, también cabe la posibilidad de que, una vez retornado a su país de origen, presente una solicitud de reembolso de sus contribuciones ante la entidad del seguro de pensiones alemán. Para ellos será necesario que hayan transcurrido al menos 24 meses desde que abandonara usted el sistema de seguro obligatorio alemán, es decir, desde que finalizara su relación laboral con su empleador alemán. Sin embargo, deberá tener en cuenta, que el seguro de pensiones únicamente le reintegrará la mitad de las contribuciones realizadas por usted (no se incluye la parte correspondiente al empleador). A consecuencia del reintegro de las contribuciones, la relación de aseguramiento queda completamente disuelta. Eso significa que en consecuencia ya no le corresponderá derecho alguno a la percepción de una pensión. Este tipo de reintegro de las contribuciones únicamente será posible, una vez que usted deje de estar autorizado a hacer uso del aseguramiento voluntario. Consulte más detalles ante la entidad del seguro de pensiones alemán.

Guía completa "Trabajo en Alemania"

Download (PDF 3748 KB)

Información disponible en el portal

Cuidar a los más pequeños

Infórmese sobre dónde puede conseguir ayuda

Consejos sobre cómo evitar los mayores riesgos

Información en la red

Los seguros sociales alemanes

Breve explicación sobre los seguros sociales alemanes (alemán, inglés)