Vivir: viviendas para sentirse bien

Alemania cuenta con una amplia oferta de viviendas de alquiler de buena calidad. Por este motivo, muchos alemanes no adquieren propiedades, sino que alquilan viviendas. Le explicaremos cómo podrá encontrar una vivienda y le ofreceremos consejos sobre lo que deberá tener en cuenta antes y después de la mudanza.

Vivir: viviendas para sentirse bien

La primera vivienda

Para las primeras semanas, hasta que haya encontrado una vivienda de alquiler o en propiedad, existen diferentes opciones. Los hoteles cuestan una media de aproximadamente 90 euros por noche. Una vivienda amueblada de dos o tres habitaciones en régimen de alquiler a corto plazo cuesta más o menos entre 500 y 1.200 euros al mes, según la situación y la región de la que se trate. Los albergues juveniles cobran por lo general entre 20 y 30 euros por noche. Naturalmente existe también la posibilidad de conseguir alojamiento a través de portales de internet en viviendas privadas de alemanes, con la ventaja de poder así establecer contacto directo con ciudadanos del país.

Y luego ¿comprar o alquilar?

Al contrario que en muchos otros países, la mayor parte de los ciudadanos alemanes viven en régimen de alquiler. Esto tiene su explicación: En Alemania existe una gran oferta de viviendas de alquiler con todo tipo de situaciones y gamas de precios, desde pequeños pisos urbanos hasta amplios chalets con jardín. Muchas de estas viviendas de alquiler se encuentran en excelente estado y no se diferencian cualitativamente de una vivienda en propiedad. Además, existe en Alemania una legislación específica que vela por los derechos del arrendatario y que por tanto ofrece protección contra subidas de alquiler exageradas o contra rescisiones de contrato injustificadas.

El alojamiento compartido

Vivir en régimen de alojamiento compartido es una buena alternativa para personas que deseen establecer contactos con rapidez y quieran ahorrar dinero en alquiler. En un alojamiento compartido generalmente cada uno dispone de su propia habitación. La cocina y el baño suelen ser compartidos. También se comparten el alquiler y los costes de la electricidad, internet y el teléfono. La cocina o la sala de estar común son por lo general el núcleo del alojamiento compartido. Es allí donde las personas conviven, cocinan o pasan un rato juntas. Cuando alguien desea intimidad, basta con que cierre detrás de si la puerta de su habitación privada.

En Alemania, el alojamiento compartido no es exclusivamente una opción para estudiantes. También hay muchas personas en régimen de formación o profesionales que viven en alojamiento compartidos, sobre todo, cuando son nuevos en la ciudad o les gusta el ambiente que proporciona la vida en común con otras personas. Especialmente es en las grandes ciudades donde encontraremos una mayor oferta de alojamientos compartidos.

Los estudiantes habitualmente pueden encontrar ofertas de habitaciones en régimen de alojamiento compartido consultando los tablones de anuncios de la universidad o a través de la página de internet del sindicato de estudiantes desu universidad. También el Servicio Alemán de Intercambio Académico (DAAD) ofrece un gran número de consejos prácticos para la búsqueda de vivienda.

Encontrará enlaces a páginas web que ofrecen acceso a bolsas de alojamiento compartido en toda Alemania, naturalmente también para profesionales, como por ejemplo el del sindicato de estudiantes de Aquisgrán. En estas bolsas de alojamiento compartido podrá buscar una habitación en su ciudad o publicar usted mismo un anuncio.

La búsqueda de vivienda

Independientemente de alquilar o comprar una vivienda, encontrará ofertas en la sección de servicios de los periódicos y en plataformas inmobiliarias en internet, cada vez más usuales para el anuncio de viviendas y casas disponibles. La oferta y la demanda dependen en gran medida de la región de la que se trate. Mientras que en zonas rurales frecuentemente seremos el único interesado, en las ciudades de mayor tamaño en la mayoría de los casos, el propietario podrá elegir a la persona interesada que más le convenga. Sobre todo en el área de Múnich y Fráncfort puede que la búsqueda de viviendas sea algo más laboriosa.

Yannick, de Burundi
Tras obtener el compromiso laboral con una empresa de Hamburgo, de inmediato me puse a buscar piso de alquiler en la zona. Hubo veces en las que tuve que ver el piso junto con otros 30 interesados. Especialmente en las grandes ciudades esas visitas masivas son normal. Por eso es difícil que el casero te recuerde. Por ello, una buena preparación es muy importante. Lo mejor es llevar consigo a la visita la información de la Schufa, la declaración de ingresos o un contrato de trabajo. Sin estos documentos las posibilidades son muy reducidas. Al final la búsqueda duró tres meses. No me esperaba algo así, la verdad. Tuve suerte y pude encontrar el piso adecuado gracias a un amigo. Mi consejo: algunas empresas ayudan a buscar piso a los empleados inmigrados. ¡Simplemente pregunte! Además, el mercado inmobiliario no es tan reducido en todas las ciudades.


Especialmente en las regiones urabanas será quizá útil requerir la asistencia de una agencia inmobiliaria. En Alemania los agentes inmobiliarios no pueden cobrar más de tres mensualidades de alquiler por sus servicios. Sin embargo, usted sólo tiene que pagar comisiones si usted mismo ha contratado al agente. Si sólo le contacta debido a un anuncio imobilario, en virtud de la lay, no tendrá que pagar comisiones.

Los costes del alquiler de viviendas y casas varían, como en cualquier otro país del mundo, según la región. En ciudades grandes hay que contar con aproximadamente 14 euros por metro cuadrado para el alquiler y los costes de calefacción, agua y gas. En ciudades pequeñas y en zonas rurales la media de gastos es de unos 8 euros por metro cuadrado.

El contrato de alquiler

En Alemania, los contratos de alquiler tienen que tener forma escrita. Por lo general, el contrato de alquiler queda referido al alquiler base, es decir el alquiler en concepto de la utilización del espacio. A esto hay que añadirle generalmente una cantidad para los costes secundarios y que mensualmente se le hace llegar al arrendador junto con el alquiler base. Los conceptos incluidos en los costes secundarios pueden variar en función del contrato de alquiler. Así por ejemplo, los pagos por el uso de corriente eléctrica, gas y agua a menudo están contenidos en los costes secundarios, pero no siempre. Antes de firmar un contrato de alquiler, pregunte al arrendador por lo contenido en los costes secundarios y por otros posibles pagos que se le vayan a exigir.

La entrada en la nueva vivienda

Darse de alta ante la empresa suministradora de energía y agua. En caso de que la corriente eléctrica, el agua o el gas no estén incluidos en los costes secundarios del alquiler, será usted mismo quien deberá ponerse en contacto con la compañía suministradora y firmar un contrato. Seguramente su arrendador le podrá facilitar los datos de contacto de las compañías suministradoras en la región.

Dar de alta los servicios de teléfono, internet y la televisión (de cable). En Alemania existen diferentes proveedores para los servicios de telecomunicaciones. Merece la pena comparar las ofertas. Para ello, los portales de internet pueden ser de gran ayuda. Así por ejemplo, son frecuentes los paquetes a precio reducido que incluyen teléfono e internet. También hay soluciones específicas para un uso sin restricciones de movilidad, por ejemplo mediante tecnología 3G. Un consejo práctico: la instalación de las conexiones del teléfono y de internet pueden tardar varias semanas. En la medida de lo posible, conviene ponerse en contacto con los proveedores antes de la mudanza.

Tasas para televisión y radio. El uso de radio, televisión o PC con internet requiere en Alemania el pago de una tasa de radiodifusión. Quién utilice alguno de estos medios deberá darse de alta ante la Central para el Cobro de Tasas (GEZ) tras la mudanza. También cabe la posibilidad de registrarse por internet. El formulario lo encontrará por lo general también en oficinas de correos y bancos.

Poner su nombre en el buzón y el timbre de su vivienda (en caso de que su casero no lo haya hecho ya). Solo recibirá su correo, si figura su nombre en el buzón. No hace falta darse de alta en los servicios de correos.

Cambio de domicilio postal. No olvide solicitar que se le reenvíe el correo desde su país de origen. En caso de que se ausente de su domicilio durante un tiempo prolongado, podrá solicitar ante el servicio de correos alemán, que se le reenvíe el correo a su dirección ocasional, incluso al extranjero.

Empadronamiento

Todas las personas que residan en Alemania están obligadas a empadronarse. Conviene que acuda a la oficina catastral o al ayuntamiento como muy tarde a dos semanas de haberse mudado. Para ello necesitará un documento de identidad en vigor. En el caso de que se trate de una vivienda de alquiler deberá  presentar un certificado rellenado (Wohnungsgeberbescheinigung) del propietario. El formulario y la dirección de la Oficina de empadronamiento pertinente la encontrará en la página web de la ciudad a la que se mude.

Marie-Ange, de Francia
Poco después de mudarme a mi lugar de residencia quise registrarme en la Oficina de Atención al Ciudadano (Bürgeramt) de Berlín. Intenté concertar una cita allí. La empleada me dijo que no podían concertar ninguna cita durante las próximas tres semanas. Con ello me encontré con un problema, pues es obligatorio empadronarse como máximo en dos semanas. Mi consejo: infórmese con tiempo, por ejemplo en la página web de la ciudad, y concierte una cita con antelación. Lamentablemente, sin el certificado de empadronamiento puede verse en dificultades, por ejemplo, al abrir una cuenta bancaria. Frecuentemente he oído que en otras ciudades la situación está mucho más calmada.

La adaptación a su nueva vivienda

Para que se sienta usted a gusto en su vivienda y en su vecindario, le hemos hecho aquí una pequeña lista con consejos prácticos.

Preséntese a sus vecinos. Una vez que se haya habituado un poco a su nuevo entorno, podrá darse una vuelta por el barrio y presentarse a sus vecinos. Sin duda, esto es voluntario, pero no cabe duda de que así conocerá rápidamente a nuevas personas y saber quiénes son sus vecinos.

Descanso nocturno. Es costumbre no hacer ruido entre las 22 y las 6h para que todo el mundo pueda tener su merecido descanso. Eso significa por ejemplo, que quien quiera escuchar música lo haga a un volumen moderado o que no se use la lavadora precisamente durante esas horas.

Animales domésticos. Desde un punto de vista legal no existe ningún impedimento para que tenga usted en su vivienda animales pequeños, de los que por lo general se puedan mantener en jaulas, acuarios o terrarios. La tenencia de animales más grandes como perros y gatos requerirá del permiso previo de su arrendador. Pero independientemente de que el animal sea grande o pequeño: si tiene interés en mantener una buena relación con su arrendador, infórmele con antelación del animal de compañía que le gustaría tener en casa.

Semana de limpieza. En casi todos los estados federados de Alemania existe algún tipo de disposición acerca de quién se encarga de limpiar el pasillo de un inmueble de viviendas de alquiler o el acceso al edificio. Pero no se preocupe; lo que en un primer momento quizá le parezca un penoso deber, puede rápidamente transformarse en una excelente ocasión de mantener una charla semanal y establecer contacto con los vecinos.

El agua corriente es considerada en Alemania como el alimento más profusamente controlado. Por eso, en principio podrá beber tranquilamente el agua del grifo o usarla para cocinar. Solo en el caso de viviendas antiguas con tuberías no renovadas, conviene verificar previamente la calidad del agua.

Recogida separada de residuos. ¿Ya lo sabía? Los alemanes somos los indiscutibles campeones mundiales de la recogida separada de la basura. Hay contenedores azules, amarillos, verdes y negros. La reutilización de las materias primas, la recogida, la separación y distribución de los residuos es beneficiosa para el medio ambiente.

Albiruni, de Indonesia
Antes de llegar a Alemania jamás había oído sobre la separación de residuos. En mi país la basura es simplemente eso, basura. Al principio, el sistema de separación de residuos alemán me parecía complicado y tardé un poco en acostumbrarme. Los reglamentos varían de un municipio a otro. Internet me ayudó mucho al respecto, pues pude encontrar información útil en la página web de la ciudad. Es bonito sentir que además hago algo bueno para el medioambiente.

Guía completa "Vivir en Alemania"

Download (PDF 586 KB)

Información disponible en el portal

Todo lo que siempre quiso saber de Alemania

Colegios y cuidado de niños

Cuidar a los más pequeños

Así podrá sentirse con rapidez como en casa, también culturalmente

Asesoramiento personalizado en inglés y alemán

Información en la red

Oficina Federal de Migración y Refugiados

La búsqueda de vivienda y la mudanza sin problemas (alemán, inglés, ruso, turco)

Cuestiones a tener en cuenta en el contrato de alquiler (alemán, inglés, ruso, turco)

Deutsche Post - El Servicio de Correos de Alemania

Reenvíos nacionales e internacionales(alemán)

Alemania, un país para viajar

Información sobre búsqueda de hoteles en Alemania(entre otros: alemán, inglés, español, francés)